Página Principal: Búsqueda de Información: Restauración y Remodelación:
Métodos y técnicas de la restauración arquitectónica I



robertsanchez
Usuario Regular


Jun 29, 2009, 11:58 AM


Visitas: 6455
Métodos y técnicas de la restauración arquitectónica I

Métodos y técnicas de la restauración arquitectónica.

En toda restauración arquitectónica es necesario realizar un proceso de investigaciones preliminares para el correcto y más profundo conocimiento del objeto a restaurar.
Podría decirse que no existen normas universales respecto a las metodologías y técnicas a aplicar en las restauraciones, sino que cada obra requiere un tratamiento individual en función de su personalidad. Sin embargo, sí se puede establecer una teoría genérica de indagaciones aplicables a estos sujetos restaurables y más específicamente a los materiales vinculados a la piedra y a los soportes rígidos constructivos.
En primer lugar hay que estudiar los materiales sobre los que se va a trabajar y las técnicas constructivas que se han aplicado en ellos: el muro como soporte de la arquitectura, su composición material y elementos, sus revestimientos (revocos, enlucidos, etc.), así como el resto de las circunstancias que afectan al edificio, cubiertas, huecos, cimentación, etc. Sólo una vez efectuado este proceso tendrá alguna garantía la restauración.

Las técnicas y los métodos de intervención
en la restauración de la piedra y otros materiales.



En toda restauración arquitectónica hay que plantear una metodología de aproximación (conocimiento científico e investigación) para conocer las técnicas (factores característicos y estructuras) del objeto a restaurar. Estas metodologías aplicables a la restauración de la piedra se encuentran ahora en proceso experimental y una conclusión apriorística es que cada caso exige una metodología específica según las técnicas concretas con que ha sido realizada la construcción.
Convencionalizando la necesidad de disponer de un instrumento genérico de intervención metodológica y técnica podría establecerse que en toda restauración arquitectónica de materiales pétreos deben producirse las siguientes fases: 1) Diagnosis, o estudio e investigación científica del objeto a restaurar. 2) Limpieza de los elementos alterados y deteriorados. 3) Consolidación de los juros, materiales y elementos, y 4) Acciones para conseguir la permanencia de la intervención realizada con labores de mantenimiento.
1) DIAGNOSIS o trabajos de investigaciones previas a la restauración arquitectónica. Fase fundamental que otorgará los criterios de actuación. Trata de conocer en el objeto todas sus características históricas y técnicas de realización, así como de todos los sucesos que le han acontecido desde su origen hasta el presente, Debe conllevar estudios: A) histórico-artísticos, B) de los tipos de piedra de la construcción y las técnicas que se han utilizado, C) características y alteraciones físico-químicas de los referidos materiales, D) conocimiento del edificio con sus deterioros específicos que obligan la intervención. Estos han podido ser producidos por varias causas, bien de tipo "químico" (polución atmosférica), bien de tipo "físico" (pueden estar relacionadas con causas térmicas, energéticas, mecánicas) o de tipo "biológico" (plantas, hierbas y microorganismos), acaso combinadas o todas juntas. E) Análisis no destructivos e información gráfica. Deben procurarse los mejores levantamientos planimétricos posibles, así como fotogrametrías y otros tipos de estudios como la termografía, los ultrasonidos, etc. Gracias a ellos se detectan alteraciones en las fábricas, corrosión, soldaduras, grados diversos de humedad, cambios de materiales tanto como de elementos (piedras, ladrillos) como de lechadas, juntas, etc. F) Análisis químicos y microscópicos. Son muy importantes para conocer la composición y características de los materiales, con sus técnicas, y así adoptar medidas para mejorarlos o devolverlos a sus propiedades originarias antes de los deterioros. Son intervenciones no destructivas por aplicarse a pequeñas porciones de material.
2) LIMPIEZA. Se recurre a ella para eliminar las alteraciones negativas producidas en los materiales.. Tiene enorme importancia porque según se realice otorgará al edificio valores estéticos (apariencia, exterior), de ella dependerá la perdurabilidad y porque también determinará las labores de manutención y de acciones futuras.
De los muchos métodos que existen para realizar la limpieza de fachadas y materiales la mayoría han sido desestimados por producir graves daños o por provocar lesiones en la superficie de la materia (cepillos e instrumentos metálicos cortantes, chorro de arena, chorro de agua a presión, etc.) En la actualidad se está en fase absolutamente experimental para el desarrollo de nuevas técnicas y tecnologías; las que se están utilizando preferentemente en estos momentos por su menor abrasión o mayor inocuidad son: A) el agua atomizada que produce humedad, pero disuelve las costras, B) uso de pastas químicas (bicarbonatos con arcillas o helatizantes) que es negativo por contener elementos básicos, C) aplicación de agua y arcillas, quizá el procedimiento más sencillo, pero que también otorga humedad, D) Micro baño de arena, sólo para lugares específicos, y E) haz láser, método menos dañino según recientes investigaciones realizadas en España, Francia, Grecia, Inglaterra y que se puede aplicar sólo a determinadas clases de piedras; consiste en aplicar potentes impulsos de energía sobre la suciedad que la absorbe y provoca la evaporación de la costra.
3) CONSOLIDACIÓN. Se encuentra también en fase experimental. Son técnicas que pretenden conseguir o mantener la cohesión de los materiales limpiados, por lo que es muy importante la fase anterior, y que sea lo menos destructiva posible. Después de diversos periodos de investigación en estos momentos se utilizan factores positivos como negativos, por hallarse todavía en estudio y no conocerse amplios ciclos cronológicos sobre su comportamiento.
Los hay orgánicos e inorgánicos. Los primeros son los más usados ahora, tales como resinas epoxídicas, poliésteres, etc., que mejoran notablemente los materiales, aunque conocen deterioros por influencia del oxígeno y los rayos ultravioletas. De los segundos (calcios, silicatos, aluminados, barios, etc.) se comportan precisamente al contrario que los anteriores pues si resisten mejor a los agentes atmosféricos, en cambio, no mejoran las características de los materiales.
4) PRESERVACIÓN. Realizadas las fases anteriores se hacen necesarias intervenciones permanentes de protección y mantenimiento de lo realizado, pues el clima, la polución, etc., siguen interfiriendo negativamente en los materiales y los edificios. Se trata de técnicas también en estudio, pues no se han conseguido todavía substancias de larga continuidad por lo que son necesarias actuaciones de preservación constantes para garantizar durante algún tiempo el buen estado de la obra, Con el paso del tiempo su propia debilitación y deterioro provocarán la necesidad de que también sea limpiados a su vez, por lo que es muy importante considerar esta circunstancia para el futuro. En la actualidad se utilizan finas películas de resinas acrílicas y siliconas.
Como resumen de este apartado citamos una declaración de la UNESCO (Leningrado-Moscú, 1963) en la que se afirma: "mantener limpias (las fachadas) no es sólo una necesidad estética sino, sobre todo, una condición técnica de conservación e los materiales pues retarda los procesos de alteración. La eficacia de la limpieza sólo es real cuando se aplica a tiempo, antes de que el ataque sea profundo, y se debe repetir periódicamente lo que acentúa la importante noción del cuidado cotidiano de los monumentos".

J. Rivera y otros.- Manual de técnicas artísticas.
Ed. Historia 16. Col. Conocer el Arte. Madrid.1997. págs. 43-45



roberto sanchez,RCDD

Facilius Per. Partes in cognitionem totius adducimur. Seneca -Es mas fácil entender por partes que entenderlo todo-