Arquitectura
 

  Indice Principal INDICE
PRINCIPAL
BUSCAR BUSCAR
MENSAJES
USUARIOS EN LINEA USUARIOS
EN LINEA
Log in ACCESO A
USUARIOS
 
¡Mantente Informado(a)!

Recibe GRATIS una suscripción al "Boletín de Arquitectura" con decenas de ¡noticias, eventos, links de interés y archivos!

Recibirás una copia directamente en tu buzón de correo quincenalmente. Completamente ¡GRATIS!

Nombre::
Apellidos:
Correo Electrónico:
Página Principal: Búsqueda de Información: Urbanismo:
Urbanismo en México

 



robertsanchez
Usuario Regular


May 26, 2009, 11:28 AM

Mensaje #1 de 1 (5356 visitas)
Link
Urbanismo en México Responder Citando El Mensaje | Responder

URBANISMO RECIENTE Y NUEVAS IDENTIDADES EN
MÉXICO
Héctor Quiroz Rothe
Universidad Autónoma de México, Mexico. E-mail: uweq arroba yahoo.com
Recibido: 20 Mayo 2005 / Revisado: 12 Junio 2005 / Aceptado: 3 Julio 2005 / Publicación Online: 15 Febrero 2006
Resumen: Desde una postura crítica al discurso
nacionalista homogeneizador que ha prevalecido
en el Estado mexicano, en este trabajo se busca
destacar la diversidad cultural que existe al
interior de este país con base en un criterio
regional (la península de Yucatán) y reconocer
las formas de arraigo que se generan entre los
habitantes de los espacios urbanos surgidos a lo
largo del siglo XX. En este sentido, se exponen
los resultados de una investigación realizada en
cinco ciudades mexicanas consolidadas en este
siglo, con el objeto de identificar los recursos
arquitectónicos y urbanos utilizados por la
población para expresar consciente o
inconscientemente su identidad cultural.
Palabras clave: diversidad cultural, Identidad,
México, Siglo XX, urbanismo.
______________________
n los últimos años, la cuestión de la
identidad ha cobrado nueva vigencia
dentro del debate teórico que busca
explicar la sociedad urbana contemporánea,
como consecuencia del aumento y
diversificación de los intercambios culturales
que se realizan en el marco de la globalización.
De forma paralela, el debilitamiento del Estado
centralizado ha favorecido la expresión de las
identidades regionales que habían sido
minimizadas por los discursos nacionalistas.
En el caso de México existe una larga tradición
filosófica y literaria en torno al tema de la
identidad nacional, la mexicanidad. De hecho, se
puede hablar de una obsesión que sorprende a
los extranjeros, para quienes los rasgos que
definen la identidad mexicana suelen ser
bastante claros. Al igual que en otros Estados
modernos, las instituciones oficiales difundieron
un discurso identitario de carácter nacional
elaborado a partir de diversos elementos,
retomados de las diferentes culturas regionales
existentes al interior del país. De esta manera, la
identidad nacional es una abstracción que
implica forzosamente una simplificación de la
diversidad cultural que existe al interior del país.
Un repaso rápido de la evolución del discurso
que sustenta la identidad nacional muestra la
complejidad y las contradicciones de este
proceso:
1. Primero, los protagonistas de la
independencia invocaron a las culturas
prehispánicas para afirmar la originalidad de la
identidad de la nueva nación mexicana. En este
discurso se consideraba sobretodo a las
civilizaciones prehispánicas extintas, ya que los
pueblos indígenas que habían logrado sobrevivir
a la opresión colonial se mantuvieron al margen
del proyecto elaborado por la clase dirigente.
2. Durante el siglo XIX, se enfrentaron el
sentimiento antiespañol del criollo, con la
admiración por la cultura ilustrada francesa. Los
liberales veían en Estados Unidos un modelo a
seguir, mientras que los conservadores no
dudaron en imponer un emperador de origen
austriaco. Finalmente triunfó Juárez, el
presidente indígena quien a su vez pensaba en la
inmigración europea como una solución para el
retraso en el que vivía el país.
3. El régimen del dictador Porfirio Díaz (1876-
1910) se caracterizó por su franca apertura a la
influencia cultural de los países industrializados,
considerados una referencia de modernidad y
progreso.
4. Los intelectuales de la Revolución (1910)
rechazaron la influencia cultural extranjera y
recurrieron al mestizaje como factor de cohesión
entre los diferentes grupos sociales y étnicos del
país. La nación mestiza permitió reconciliar los
diferentes sectores de la sociedad mexicana y
E
Urbanismo Reciente Héctor Quiroz Rothe
© Historia Actual Online 2006
54
homogenizar la cultura nacional.
Posteriormente, para resolver la cuestión
indígena se creó un organismo encargado de
integrar los pueblos nativos a la nación mediante
programas de aculturación. De forma paralela se
recuperó la herencia novohispana. Como
ejemplo, se tienen los primeros estudios sobre el
arte colonial y su inclusión como parte del
patrimonio nacional.
5. Actualmente, el cuestionamiento del discurso
nacional homogeneizador favorece el
reconocimiento de la diversidad regional,
cultural y étnica que existe al interior del país.
Desde esta perspectiva, se considera que la
aceptación de las identidades locales es un paso
hacia una sociedad más democrática y plural.
Cada uno de los momentos históricos descritos
han dejado su huella en la estructura e imagen
de la ciudad mexicana: las iglesias y palacios
barrocos, los paseos y jardines inspirados en el
urbanismo francés del siglo XIX y los grandes
equipamientos funcionalistas producidos por la
Escuela Mexicana de Arquitectura a mediados
del siglo XX. Sin embargo, en el discurso oficial
difundido a través de la enseñanza y las medios
de comunicación, se ha privilegiado el modelo
urbano heredado de la colonia como el espacio
representativo de la identidad nacional.
Patrimonio colonial e identidad urbana suelen
asociarse con frecuencia tanto en el discurso
académico como en la opinión pública. De esta
manera la plaza central (rodeada de los edificios
sede de la autoridad civil y religiosa), los
portales, la traza ortogonal y los callejones de
las ciudades mineras, se han convertido en los
espacios emblemáticos de la identidad mexicana
y en el escenario idóneo para ubicar todo tipo de
manifestaciones folklóricas.
Una encuesta piloto realizada entre
profesionales del urbanismo pudimos confirmar
que dentro de este grupo privilegiado por su
conocimiento de la ciudad, prevalece una
valoración positiva de los espacios urbanos
históricos (de origen colonial) frente a los
espacios de urbanización más reciente1. Desde
esta perspectiva se tiende a soslayar la
importancia de los procesos que han propiciado
el surgimiento y la transformación de las
ciudades mexicanas a lo largo del siglo XX.
Por otra parte, al margen del arraigo que goza la
ciudad colonial dentro del imaginario nacional,
en el ámbito internacional prevalece la
consideración que la arquitectura funcionalista
que caracteriza la imagen de la ciudad
contemporánea es inexpresiva y por ende
carente de identidad. La combinación de estas
ideas deriva en una percepción negativa de los
espacios urbanizados recientemente, es decir en
los últimos cincuenta años, criticados de manera
generalizada por su falta de identidad.
No obstante, una proporción importante de la
población mexicana reside en localidades que
han surgido o que se han transformado
radicalmente durante el siglo XX y que por
consiguiente carecen de un patrimonio definido
conforme a los criterios históricos y estéticos
determinados por las instituciones oficiales. La
importancia dada por el discurso nacional a los
espacios históricos resulta entonces muy
cuestionable al considerar la dimensión de estos
espacios dentro de las áreas urbanas actuales.
Hoy en día, la mayoría de los mexicanos ya no
vive en barrios históricos. Así, dentro del
conjunto de población residente en las
principales ciudades del país (con más de cien
mil habitantes en 1995)2:
- 42% corresponde a las zonas
metropolitanas de México y Guadalajara, las
cuales incluyen amplias zonas urbanizadas
en el siglo XX.
- 28% habita en ciudades que no cuentan
con una zona de monumentos históricos
catalogados (oficial).
- 16% (es decir 7.6 millones) reside en
ciudades que se pueden considerar recientes
por su fecha de fundación, pero sobretodo
por la ausencia de espacios históricos
significativos dentro de su estructura urbana.
- Finalmente sólo 14% reside en localidades
cuyo centro histórico está catalogado como
zona de monumentos3.
Las cifras anteriores nos permiten valorar la
importancia del urbanismo reciente en nuestro
país. En este sentido, cabe señalar que las
ciudades de la frontera norte y los polos
turísticos surgidos en el siglo XX, presentan las
tasas de crecimiento más elevadas entre las
ciudades mexicanas. Estas ciudades pueden
considerarse pues los mejores ejemplos de la
dinámica urbana actual y por ende de la
generación de espacios y arquitectura asociados
al proceso identitario del México
contemporáneo.
Héctor Quiroz Rothe Urbanismo Reciente
© Historia Actual Online 2006 55
Una conclusión anticipada que se deriva de estos
datos se refiere al papel que ha jugado lo urbano
en la construcción de la identidad nacional. El
discurso nacionalista posrevolucionario se
apoyó sobretodo en valores y símbolos rurales.
El charro, la hacienda, la arquitectura vernácula
constituyen elementos esenciales de la identidad
nacional dentro del imaginario popular. En
contraste, los espacios que caracterizan la ciudad
de la segunda mitad del siglo XX, como son los
barrios obreros, los asentamientos irregulares,
así como los fraccionamientos residenciales, los
conjuntos habitacionales, los centros
comerciales etc. son percibidos como
expresiones de la informalidad o como
elementos ajenos a nuestra cultura.
1. UNA PROPUESTA PARA LA
CLASIFICACIÓN DE CIUDADES
MEXICANAS RECIENTES
Con el objeto de identificar los elementos que
caracterizan al urbanismo mexicano
contemporáneo, se propone la siguiente
tipología de ciudades recientes, surgidas en el
siglo XX o bien que sufrieron una profunda
transformación en este periodo, por lo que
carecen de zonas históricas significativas.
1. Las ciudades de la frontera norte; con
algunas excepciones se trata de asentamientos
surgidos en la segunda mitad del siglo XIX a
partir del establecimiento de la frontera con los
Estados Unidos, en la forma de destacamentos
militares o aduanas. La transformación de estos
caseríos aislados en medio del desierto en
verdaderas ciudades está marcada por tres
momentos históricos:
- La aplicación de la Ley Seca en E.U.
(1918-1933), favoreció la proliferación de
todo tipo de instalaciones recreativas
(legales e ilegales) en localidades como
Tijuana y Ensenada.
- La creación de grandes distritos de riego a
principios del siglo XX y durante la
Reforma Agraria, está asociado al origen de
ciudades como Mexicali, San Luis Río
Colorado o a la consolidación de otras como
Matamoros.
- Finalmente la implantación masiva de
plantas maquiladoras a partir de la década
de los setenta convirtió a numerosas
localidades fronterizas en centros
industriales, cabe destacar el caso de Juárez.
Otras ciudades fronterizas importantes son
Nuevo Laredo, Nogales, Piedras Negras, Acuña,
Agua Prieta y Ojinaga.
Además de las ciudades localizadas a los largo
de la frontera norte del país, existe también un
grupo de las localidades en la frontera sur.
Aunque menos numerosas y de menor peso
demográfico y económico, las ciudades
mexicanas que colindan con Guatemala o Belice
comparten las desventajas de su ubicación
periférica y de un intercambio internacional de
pocas repercusiones para el desarrollo local. En
el estado de Chiapas sobresale Tapachula a 20
km de la frontera de Guatemala. En el estado de
Quintana Roo destaca la ciudad de Chetumal a
11 km de la frontera con Belice.
2. Las ciudades petroleras; en esta categoría
existen numerosos casos con antecedentes
históricos que van más allá del siglo XIX,
abarcando incluso poblaciones de origen
colonial. El descubrimiento de yacimientos de
petróleo a principios del siglo XX en la
Huasteca de Tamaulipas y Veracruz provocó un
cambio en la estructura regional del país, al
incorporar áreas que hasta entonces se habían
mantenido al margen de la dinámica económica
y política del centro. El inicio de la explotación
de estos yacimientos se ubica dentro del
contexto de la integración de México a la
economía mundial como proveedor de materias
primas y a la expansión del mercado de
combustibles derivados de este mineral.
A lo largo del siglo XX se distinguen dos
momentos de expansión de este tipo de
ciudades, asociado a la consolidación de dos
zonas de explotación: al norte, en torno a
Tampico-Madero, Ebano y Poza Rica a
principios del siglo y al sur, en torno a
Villahermosa y Ciudad del Carmen en la década
de los setenta. Además de los centros de
explotación, existen una serie de localidades
dispersas en un territorio más amplio que
surgieron o se transformaron profundamente a
partir del establecimiento de refinerías o puertos
industriales. Es el caso de Reynosa, Salamanca,
Tula, Cadereyta, Minatitlán, Cosoleacaque,
Coatzacoalcos, Salina Cruz y Tuxpan.
El impacto de la industria petrolera en cada uno
de estos casos es variable, dependiendo de su
peso demográfico y de la dinámica económica
previa, por lo que resulta muy difícil establecer
una generalización.
Urbanismo Reciente Héctor Quiroz Rothe
© Historia Actual Online 2006
56
3. Las ciudades turísticas; posiblemente se trata
del grupo más heterogéneo en cuanto a su fecha
de fundación. Algunas tienen un antecedente
prehispánico o colonial como puertos, es el caso
Mazatlán, Guaymas, Manzanillo y Cozumel.
El desarrollo del turismo de masas comenzó
después de la Segunda Guerra Mundial,
asociado al desarrollo de los medios de
transporte y a la evolución de la legislación
laboral que aseguró las vacaciones pagadas para
la población asalariada, aunado a la disminución
de la horas de trabajo y al aumento del tiempo
libre. En este sentido el turismo es un fenómeno
social, económico y cultural característico del
siglo XX, estrechamente relacionado con la
urbanización de algunas regiones costeras.
Con base en lo anterior se reconocen dos
modalidades de localidades turísticas:
- Los polos turísticos que forman parte de
ambiciosos planes de desarrollo regional
promovidos por el Estado. Tal es el caso de
Cancún, Ixtapa-Zihuatanejo, Los Cabos o
Bahías de Huatulco. Dentro de esta
categoría el puerto de Acapulco constituye
el antecedente más importante, al haber
recibido el impulso estatal desde los años
cuarenta.
- Las localidades que se consolidaron
como balnearios de forma espontánea en
atención a la demanda regional, como en el
caso de Puerto Vallarta, Puerto Peñasco, San
Felipe B.C., Puerto Escondido o Playa del
Carmen.
Cabe señalar que la gran mayoría de estas
ciudades se localiza sobre la línea costera,
aunque existen excepciones muy interesantes
como Valle de Bravo, Palenque o Creel.
4. Las colonias agroindustriales. Esta categoría
comprende las ciudades cuyo origen se
encuentra asociado al desarrollo de la
agricultura industrial orientada generalmente a
la exportación. Este proceso comprende el
establecimiento de colonias con el apoyo del
gobierno federal en regiones periféricas (la
franja costera o el norte desértico) que con el
paso de los años dieron lugar a conglomerados
urbanos de importancia en el ámbito nacional, al
combinarse las actividades agropecuarias con
los servicios y la industria. Durante el porfiriato
se crearon los primeros distritos de riego
modernos en el norte del país, siendo el origen
de ciudades como Torreón y Gómez Palacio en
La Laguna o Mexicali en el delta del río
Colorado, ambos especializados en el cultivo de
algodón. Otro casos contemporáneos son Mante
dedicado al cultivo de la caña de azúcar y
Matamoros en el delta del río Bravo.
Después de la Revolución, la creación de nuevos
distritos de riego se realizó dentro del marco
institucional de la Reforma Agraria4. Los
presidentes Obregón y Calles impulsaron la
creación y desarrollo de los distritos de riego
ubicados al sur de Sonora (su estado natal)
favoreciendo la consolidación de Navojoa,
Obregón y Los Mochis (en Sinaloa). Dentro de
este mismo contexto histórico cabe mencionar
también las concesiones de tierra otorgadas a la
comunidad menonita que inmigró desde Canadá
para desarrollar en torno a Cuauhtémoc y Nuevo
Casas Grandes (Chihuahua) una importante
región agrícola y ganadera.
Durante las décadas siguientes, los planes para
el desarrollo de cuencas hidrológicas
favorecieron la creación de asentamientos
ejidales que serían el origen de nuevas ciudades.
En el noreste, destacan las localidades de Río
Bravo y Valle Hermoso en Tamaulipas. En el
sureste sobresalen Cosamaloapan y Acayucan,
en la cuenca del Papaloapan (Veracruz) que fue
colonizada por 50 mil campesinos movilizados
entre 1947 y 1961 dentro de la llamada "Marcha
al mar". En Tabasco, Cárdenas y Tenosique
ubicadas en la cuenca del río Grijalva (La
Chontalpa) en donde se crearon durante los años
sesenta 400 mil has. cultivables con recursos del
BM y el BID. Cabe mencionar también el caso
de Escárcega en Campeche.
5. Ciudades y puertos industriales. En esta
categoría se incluyen los polos industriales que
surgieron como proyectos específicos dentro del
marco de ambiciosos planes de desarrollo
regional que abarcaban diversas etapas y
componentes del proceso de producción
industrial. Los ejemplos más conocidos son
Ciudad Sahagún y el puerto de Lázaro Cárdenas.
En los años setenta vieron la luz varios
megaproyectos para la ampliación de la
infraestructura portuaria del país, es el caso de
Altamira (Tampico), Laguna del Ostión
(Coatzacoalcos), Manzanillo, Puerto Madero,
Frontera y Salina Cruz casi todos vinculados con
la industria petrolera. En el mismo espíritu de
estos grandes proyectos se puede incluir el
desarrollo de Cuatitlán Izcalli, una ciudad
Héctor Quiroz Rothe Urbanismo Reciente
© Historia Actual Online 2006 57
satélite industrial en la periferia norte de la
Ciudad de México.
Dentro de esta categoría se pueden incluir
también los parques industriales y las zonas
habitacionales anexas, surgidos en la periferia de
las principales ciudades del país de manera más
o menos espontánea o dentro de planes
concretos de impulso a la actividad industrial.
De forma paralela al desarrollo de los distritos
industriales surgieron grandes zonas
habitacionales en donde las familias trabajadoras
crearon una ciudad al margen de los programas
institucionales de vivienda. Uno de los ejemplos
más notables de este tipo de asentamiento es
Ciudad Nezahualcoyotl. Otros ejemplos de
suburbios industriales son: Ecatepec,
Tlalnepantla y Naucalpan, en la zona
metropolitana de la ciudad de México y
Guadalupe, San Nicolás de las Garza y General
Escobedo en la zona metropolitana de
Monterrey.
La clasificación anterior no pretende ser
definitiva ya que dentro de estos cinco
categorías existen casos en donde se combinan
elementos o características de diferentes tipos.
Por ejemplo, Reynosa es una ciudad fronteriza
que es sede además de una importante refinería.
En el sur, Villahermosa antes de convertirse en
un importante centro administrativo de la
industria petrolera, fue también el centro de una
rica región agrícola y ganadera. En este sentido,
la clasificación propuesta debe considerarse
como una referencia flexible sujeta a múltiples
adecuaciones.
2. LA IDENTIDAD DE CINCO CIUDADES
RECIENTES DE LA PENÍNSULA DE
YUCATÁN
A partir de la clasificación anterior,
concentraremos nuestra atención en cinco
ciudades ubicadas en la península de Yucatán,
las cuales representan algunas de las categorías
antes mencionadas. Uno de los objetivos del
análisis detallado de estas localidades es lograr
identificar continuidades y rupturas dentro de la
organización de los espacios urbanos de reciente
conformación, con relación a los espacios
históricos tradicionales. En nuestro recorrido
nos ocuparemos de cinco ciudades cuyo origen
se ubica en un periodo que va de finales del
siglo XVIII, en el caso de Ciudad del Carmen,
hasta nuestros días, al considerar la localidad
turística de Playa del Carmen.
2.1. Carmen; ciudad petrolera y enlace entre
regiones (126.024 hab.)
En tiempos prehispánicos la isla del Carmen fue
ocupada por grupos mayas de la etnia chontal,
reconocidos comerciantes que fungieron como
enlace entre los mayas de Yucatán y los
habitantes de la costa del Golfo y del Altiplano.
Los antecedentes del asentamiento actual se
remontan al siglo XVIII con la fundación de un
presidio destinado a combatir la presencia de
piratas en la región de la Laguna de Términos.
Durante los siglos XIX y XX, la ciudad conoció
periodos sucesivos de auge y decadencia ligados
a la explotación de diversas especies de la flora
y fauna local, como el palo de tinte, el chicle, las
maderas preciosas, la copra y la pesca del
camarón gigante. A finales de los años setenta se
convirtió en el centro de operaciones de las
plataformas petroleras de la Sonda de
Campeche, iniciándose una transformación
radical del tejido social y espacial de esta
ciudad, a partir de la llegada de miles de
trabajadores petroleros e inmigrantes de diversas
regiones del país.
Carmen representa la categoría de ciudades
petroleras ubicadas a lo largo de la costa del
Golfo de México a inicios del siglo XX. La
imagen urbana de estas ciudades está
determinada por la existencia de instalaciones
para la extracción y refinamiento del petróleo,
así como por la omnipresencia de la empresa
PEMEX5 en el paisaje urbano, a través de su
emblema en anuncios y letreros, sobre los autos
utilitarios, en las gasolineras, sobre las fachadas
de los edificios corporativos e incluso sobre los
uniformes de los trabajadores que deambulan en
los espacios públicos. Cabe señalar que la
mayoría de los empleados vinculados a la
industria petrolera son originarios de Veracruz,
Tamaulipas y Tabasco, por lo que Carmen ha
vuelto a ser un enlace entre regiones.
El enfrentamiento entre los pescadores y las
autoridades de PEMEX en ciudad del Carmen,
es un ejemplo de los conflictos que surgen entre
la población autóctona y las diferentes
categorías de población inmigrante que hemos
detectado en nuestros casos de estudio6. Si bien,
generalmente se trata de fricciones puntuales y
sin violencia, estos conflictos constituyen una
manifestación contundente de las identidades
locales, de sus valores y de sus particularidades,
pero también de sus contradicciones y
ambigüedades.
Urbanismo Reciente Héctor Quiroz Rothe
© Historia Actual Online 2006
58
Por otra parte la identidad urbana de Carmen ha
estado sometida a una redefinición constante
debido a la modernización asociada a cada
período de auge o decadencia de la economía
regional. Actualmente las autoridades locales
luchan por preservar el patrimonio construido
anterior a la llegada de PEMEX. A finales del
siglo XIX, por ejemplo, el auge del comercio
internacional del palo de tinte favoreció la
aparición de una tipología arquitectónica que
actualmente es considerada como uno de los
rasgos distintivos de la identidad local. Las
fachadas típicamente carmelitas se caracterizan
por los muros de piedra y las cubiertas de teja
mecánica identificadas localmente como
francesas7.
2.2. Progreso; puerto y balneario histórico
(44. 354 habitantes)
Fue fundado en 1870 como puerto de la ciudad
de Mérida, ubicada a 30 Km. El origen de esta
ciudad se ubica en el contexto de la integración
de Yucatán a la economía mundial, ya que su
función portuaria respondía a la expansión del
mercado de la fibra de henequén que se producía
en las plantaciones del norte de la península.
Tras la decadencia de esta actividad, Progreso
conservó su vocación de balneario para los
habitantes de Mérida. Recientemente las
autoridades locales han intentado reactivar la
actividad portuaria vinculada a la expansión de
la industria maquiladora en la región, así como a
los cruceros que navegan por el Mar Caribe.
La identidad de Progreso esta definida sobretodo
por su carácter de puerto de Yucatán. Sin
embargo, el acceso al muelle (privatizado en los
años noventa) es restringido y la mayoría de los
edificios asociados con el comercio del
henequén no son más que recuerdos en la
memoria de los más viejos. Por otra parte, la
identidad de Progreso como balneario se apoya
también en una larga tradición cuyo origen se
remonta a las primeras décadas del siglo XX. En
este sentido, cabe señalar que entre los edificios
más antiguos de la ciudad se encuentran las
quintas de descanso construidas por las familias
acomodadas de Mérida a principios del siglo
XX.
En Progreso no existen complejos hoteleros, ni
centros comerciales, ni torres de tiempos
compartidos, ni campos de golf. Las zonas
turísticas están integradas por casas de descanso
alineadas a lo largo de varios kilómetros de
playa. De hecho cerca del 30% de la zona
urbana está ocupada por este tipo de viviendas.
Por su tipología, estas zonas constituyen
extensiones de la periferia residencial de Mérida
aisladas de la dinámica del puerto y de sus
habitantes. Esta particularidad distingue a Puerto
Progreso de otras ciudades turísticas de la
región.
Podemos concluir que Progreso pose una doble
identidad, el puerto histórico (comercial y
pesquero) asociado a la población residente y el
balneario ligado a las familias de Mérida que
ocupan sus casas de descanso durante la
temporada de vacaciones. Cada una de estas
identidades se relaciona con lugares y edificios
específicos dentro de una dinámica particular.
2.3. Chetumal; ciudad fronteriza y caribeña
(121.602 hab.)
Esta ciudad fue fundada con el nombre de Payo
Obispo en 1898, como un puesto militar
destinado a controlar el tráfico de mercancías
que se daba a lo largo del río Hondo, el cual
mediante un acuerdo internacional había sido
definido como frontera entre México y Belice.
Hacia 1915 se convirtió en cabecera del
territorio federal de Quintana Roo y comenzó a
destacar como centro de servicios para los
campamentos de trabajadores dedicados a la
explotación de la selva. Entre los recursos más
importantes destacaban las maderas preciosas,
como la caoba y el cedro, pero sobretodo la
extracción de la resina del chicozapote, utilizada
como materia prima en la fabricación de la
goma de mascar. La expansión del mercado de
esta golosina durante los años de la Segunda
Guerra Mundial favoreció notablemente la
consolidación de Chetumal. Posteriormente, el
comercio local conoció un notable crecimiento
gracias a la creación de una zona franca que
permitía la libre importación de productos
suntuarios destinados a un mercado regional que
se extendía desde Villahermosa hasta Mérida.
La firma del TLC puso fin a esta actividad
comercial, iniciándose una profunda crisis de la
economía local, cuyas secuelas todavía se
perciben en la ciudad. Actualmente, Chetumal
conserva una posición relevante gracias a la
presencia de la administración estatal, aunque
opacada por el dinamismo de la ciudad de
Cancún en el norte del estado.
Chetumal posee una identidad urbana
excepcional, mezcla de elementos mayas,
Héctor Quiroz Rothe Urbanismo Reciente
© Historia Actual Online 2006 59
mestizos, mexicanos y anglocaribeños. Como
capital, primero del territorio federal y desde
1974 del estado de Quintana Roo, ha sido
además el espacio integrador de una nueva
identidad regional que se fundamenta en el
pasado maya compartido con los otros estados
peninsulares y que destaca las riquezas naturales
de la costa del Caribe, como parte de su
singularidad.
En relación con su carácter de ciudad fronteriza,
cabe señalar que al igual de las ciudades
ubicadas en el norte del país, la cultura de
Chetumal se distingue por la intensidad de los
intercambios entre los habitantes de ambos lados
de la frontera. Los vínculos históricos con
Belice se manifiestan en la arquitectura a través
de la tipología de las llamadas “casas de
madera”8. La singularidad de esta arquitectura
en el contexto mexicano ha sido el punto de
partida para una serie de acciones de protección
y conservación del patrimonio construido,
asociadas con el mejoramiento de la imagen
urbana del centro histórico de Chetumal.
Las casas de madera, al igual que las cubiertas
de teja francesa en Carmen, constituyen
manifestaciones formales de la ambigüedad
inherente a la definición de la identidad
mexicana a partir del mestizaje, es decir, la
adopción de tipologías extranjeras que tras un
proceso de asimilación y de apropiación se
transforman en símbolos de la identidad local.
Al mismo tiempo, para afirmar su pertenencia a
la nación mexicana, los cronistas locales han
definido a Chetumal como la cuna del mestizaje,
rasgo esencial del discurso identitario nacional.
Así lo anuncia un letrero ubicado en el principal
acceso carretero a la ciudad y dos monumentos
conmemoran la unión (a principios del siglo
XVI) del naufrago español Gonzalo Guerrero y
de la princesa del señorío maya de Chactemal,
un hecho histórico que se confunde con la
leyenda.
2.4. Cancún; un proyecto turístico en busca
de identidad (379.191 hab.)
Cancún fue el primer polo turístico totalmente
planificado por el Estado mexicano con el apoyo
financiero de la banca de desarrollo. Desde su
fundación en 1974 fue un éxito económico, pero
también una ciudad marcada por los contrastes
definidos por el lujo de los grandes hoteles y la
precariedad de los asentamientos precarios que
surgieron en medio de la selva. Desde su origen,
la identidad de la ciudad de Cancún ha sido
motivo de múltiples controversias. Criticada por
su falta de identidad arquitectónica y descrita
como una ciudad sin interés frente a la belleza
del paisaje caribeño; hoy en día, se comienza a
aceptar su “pecado original”. La ciudad de
Cancún, surgió como un modesto “pueblo de
apoyo” para una zona hotelera destinada a
satisfacer las necesidades del turismo
norteamericano. Además, el proyecto de Cancún
fue elaborado en una época en la que las
cuestiones medioambientales y la participación
ciudadana eran cuestiones secundarias dentro de
la práctica del desarrollo urbano.
Para tratar de definir la identidad de esta ciudad
es necesario establecer una distinción ente la
zona hotelera, cuya imagen constituye una
gigantesca escenografía en donde se mezclan
elementos inspirados en la arquitectura maya,
mexicana tradicional, caribeña e internacional y
las zonas habitacionales en donde residen por
familias provenientes de todas las regiones del
país. En este sentido Cancún puede ser
considerado como uno de los ejemplos más
completos de la urbanización reciente en
México, abarcando zonas planificadas y
asentamientos espontáneos.
Entre nuestros casos de estudio, Cancún
representa la categoría de las ciudades turísticas
planificadas conforme a los criterios del
urbanismo académico racionalista. Desde esta
perspectiva, la zona hotelera y el centro de la
ciudad de Cancún constituyen la materialización
de una serie de principios teóricos; un tipo de
ciudad ideal en donde cada elemento fue el
resultado de una reflexión, en contraste con la
urbanización informal que caracteriza a la
mayoría de las colonias populares.
Por otra parte, la corta historia de Cancún no ha
impedido a sus habitantes crear y apropiarse de
espacios y edificios que hoy son reconocidos
como símbolos de su ciudad. Un ejemplo
significativo de la necesidad de establecer un
vínculo entre la población y el espacio habitado,
es la campaña lanzada por la iglesia católica
local para promover la construcción de una
catedral, como símbolo de la identidad de esta
joven ciudad.
2.5. Playa del Carmen; la construcción de la
identidad de un asentamiento espontáneo
(43.613 hab.)
El origen de esta localidad se remonta a los años
treinta cuando varias familias de pescadores se
Urbanismo Reciente Héctor Quiroz Rothe
© Historia Actual Online 2006
60
establecieron en las inmediaciones del muelle
que servía a las embarcaciones que conectaban
tierra firme con la isla de Cozumel. A mediados
de los ochenta, bajo la influencia de Cancún,
comenzaron a multiplicarse los pequeños hoteles
y restaurantes rústicos, transformándose en un
destino turístico alternativo y económico de la
costa del Caribe. En 1993 se convirtió en la
cabecera de un nuevo municipio, hecho que
marca el inicio de una etapa de crecimiento
explosivo que comprende el surgimiento de
varios asentamientos irregulares y la expansión
de las actividades turísticas a lo largo de varios
kilómetros de la línea costera. Actualmente, este
proceso está lejos de concluir, por lo que la
identidad de Playa, como se le conoce
popularmente, se encuentra en plena
construcción.
La mayor parte de la población de esta ciudad
está integrada por jóvenes inmigrantes de todos
los rincones del país, sin olvidar la presencia de
numerosos extranjeros que participan
activamente en la economía local. La población
adulta nativa no suma más de un centenar de
personas, mientras que las primeras
generaciones de “playenses” han sido testigos de
la permanente transformación del paisaje
urbano, haciendo muy difícil la definición y el
reconocimiento de lugares de identidad
colectiva. Lo más interesante de este caso es el
seguimiento que se puede dar al proceso de
creación de estos espacios.
CONCLUSIÓN
Los habitantes de una ciudad establecen de
manera cotidiana referentes identitarios a partir
del uso y frecuentación de determinados
espacios, independientemente de sus cualidades
históricas o estéticas. Por ende, las ciudades
recientes (sin patrimonio histórico catalogado y
de corta memoria) poseen una identidad
incipiente, pero no por ello menos valiosa en
términos de apropiación del espacio y del
arraigo de la población hacia un espacio
habitado. Estos nuevos referentes identitarios
constituyen la expresión de la sociedad
mexicana contemporánea a pesar de su
divergencia con el discurso nacional
homogeneizador.
Con base en lo anterior, es posible hablar de la
construcción de una nueva identidad mexicana,
netamente urbana; mestiza – si - pero
enriquecida con elementos muy diversos. Más
allá del discurso oficial y de los estereotipos del
urbanismo histórico, el reto es descubrir los
componentes de esta nueva identidad,
recurriendo al estudio de los orígenes, evolución
y transformación de las ciudades recientes y al
análisis morfológico con el fin de poder
identificar los recursos arquitectónicos y
urbanos utilizados por la población para
expresar consciente o inconscientemente su
cultura.
Aceptar que la identidad colectiva se genera
dentro de cualquier espacio habitado no quiere
decir que el urbanista deje a la deriva la creación
de los lugares de identidad, ni que limite su
capacidad de intervención en la comunidad. Por
el contrario, debe procurar, además de
comprender los factores que inciden en su
generación, favorecer la calidad de estos
espacios. Tomar conciencia de este proceso y
evitar establecer juicios a partir de las cualidades
innegables de los espacios históricos, es un
primer paso para entender lo que somos los
mexicanos del siglo XXI.
BIBLIOGRAFÍA
-Alegría Olazábal, Tito, Desarrollo urbano en la
frontera México-Estados Unidos. México,
CONACULTA, 1992.
-Bejar, Raúl; Rosales, Héctor (coords.), La
identidad nacional mexicana como problema
político y cultural. Mexico, Siglo XXI, 1999.
-Bolívar, Juan; Obrador, Jorge, Ensayo histórico
de Ciudad del Carmen. México, Universidad
Autónoma del Carmen, 1999.
-Brading, David A., Los orígenes del
nacionalismo mexicano. México, FCE, 1980.
-Careaga Viliesid, Lorena (comp.), Quintana
Roo, textos de su historia. México, Instituto
Mora, 1990, 2 volúmenes.
-Florescano, Enrique (coord.), El patrimonio
nacional de México. México, CONACULTA,
FCE, 1997, 2 volúmenes.
-Granillo, Lilia (coord.) Identidades y
nacionalismos. Mexico, UAM-A, 1993.
-Hiernaux Nicolas, Daniel; Rodríguez, Manuel,
“Las ciudades del turismo”. Revista Mexicana
de Ciencias Políticas y Sociales, 145 (julioseptiembre
1991), 13-25.
-Legorreta, Jorge, El proceso de urbanización
en ciudades petroleras. Mexico, Centro de
ecodesarrollo, 1983.
-Martínez Assad, Carlos (ed.), Balance y
perspectivas de los estudios regionales en
México. México, UNAM, 1990.
Héctor Quiroz Rothe Urbanismo Reciente
© Historia Actual Online 2006 61
-Muro, Gabriel (coord.), Ciudades provincianas
de México, historia, modernización y cambio
cultural. México, El Colegio de Michiacán,
1998.
-Peraza Guzman, Marco Tulio (coord.),
Procesos territoriales de Yucatán. Mérida,
Universidad autónoma de Yucatán, 1995.
-Rosales Ortega, Rocío (coord.), Globalización
y regiones en Mexico. Mexico, UNAM, Porrúa,
2000.
-Valenzuela Arce, José Manuel (coord.),
Decadencia y auge de las identidades. Cultura
nacional, identidad cultural y modernización.
Mexico, El Colegio de la Frontera Norte-Plaza y
Valdez, 2000.
NOTAS
1 Esta encuesta fue parte de la investigación realizada
por el autor dentro del marco de su tesis de
doctorado.
2 México en el siglo XX. INEGI, 2000.
3 De conformidad con la normatividad mexicana en
la materia.
4 La Comisión Nacional de Irrigación creada en
1926, fue el antecedente de la Secretaría de Recursos
Hidráulicos establecida en 1946.
5 Petróleos mexicanos, empresa paraestatal encargada
de la explotación, refinamiento, transporte y
comercialización del petróleo mexicano y sus
derivados.
6 Se pueden mencionar también las quejas de los
habitantes de Cancún en contra de los spring
breakers.
7 Este tipo de teja llegó a los puertos de Yucatán
inicialmente como lastre de las embarcaciones
europeas.
8 Las primeras casas prefabricadas de madera fueron
importadas de Belice, aunque están presentes en todo
el Caribe. Estas casas se caracterizan por muros
construidos con planchas de madera machiembradas
roberto sanchez,RCDD

Facilius Per. Partes in cognitionem totius adducimur. Seneca -Es mas fácil entender por partes que entenderlo todo-

 
 


Buscar en mensajes que contengan (opciones) Archivo v. 1.2.3